El parásito responsable de la malaria atrae a los mosquitos

El parásito responsable de la malaria atrae a los mosquitos

No es por casualidad que las personas que han sido infectadas por el parásito que causa la malaria, Plasmodium falciparum, reciban más picaduras de mosquitos que las que no. Este patógeno, que enferma a millones de personas cada año en el mundo, atrae, a través del olfato, a los mosquitos del grupo de especies Anopheles gambiae sensu lato, que actúan como vectores y le permiten expandirse a nuevas víctimas.

 

El parásito responsable de la malaria atrae a los mosquitos

malariaSiempre llueve sobre mojado. Los mosquitos que transmiten la malaria prefieren alimentarse de las personas que ya tienen esta enfermedad, y cuando lo hacen, además, ingieren mayor cantidad de sangre.

El responsable de este fenómeno es el mismo parásito que causa la enfermedad, poniendo en práctica una estrategia que le permite sobrevivir y propagarse a más personas sin matar a sus anfitriones.

Para ello, Plasmodium falciparum produce una molécula llamada HMBPP ((E)-4-hidroxi-3-metil-but-2-enil-pirofosfato), que estimula a los glóbulos rojos de la sangre humana a liberar más dióxido de carbono y compuestos volátiles (aldehídos y monoterpenos) con un olor irresistible para los mosquitos.

Estas son las conclusiones de un estudio realizado en la Universidad de Estocolmo en Suecia, y que podrían utilizarse, según los autores, para hallar nuevas maneras de luchar contra la malaria.

En las pruebas realizadas, incluso concentraciones muy bajas de HMBPP en la sangre resultaron rápidamente atractivas para los mosquitos, que ingerieron mayor cantidad de sangre en las muestras con la molécula. 

Además, estos mosquitos adquirieron una infección de malaria más grave, es decir, se produjo un mayor número de parásitos. Esto podría indicar que los nutrientes adicionales, adquiridos con la mayor ingesta de sangre, son aprovechados por Plasmodium falciparum para reproducirse en mayor cantidad. Ni los humanos ni los mosquitos utilizan el HMBPP, sin embargo el parásito necesita esta sustancia para poder crecer y expandirse a nuevos anfitriones.

Actualmente la manera más eficiente de combatir la malaria es el uso de mosquiteras e insecticidas, pero la creciente resistencia de los mosquitos frente a los productos insecticidas hace necesaria la búsqueda de nuevas formas de control. Los autores del estudio consideran que una alternativa viable podría ser desarrollar trampas que utilicen la misma estrategia que el parásito de la malaria para atraer a los mosquitos.