La cadena alimentaria es también una vía de transmisión de la resistencia a los antibióticos

La cadena alimentaria es también una vía de transmisión de la resistencia a los antibióticos

La cadena alimentaria juega un papel importante en la transmisión de Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA), una bacteria especialmente temida por causar infecciones nosocomiales de dificil tratamiento, que ha superado el limite de los hospitales para llegar a los humanos a través de los animales y productos alimenticios derivados que consumimos.

 

Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA) en la cadena alimentaria

Staphylococcus aureusSe estima que cerca de 25.000 personas fallecen anualmente en Europa como consecuencia de la resistencia bacteriana a los antibióticos, y que este número superará los siete millones a nivel mundial en el 2050.

Un panorama preocupante que requiere de análisis y búsqueda de soluciones.

En esta línea, investigadores de la Universidad de Burgos (UBU), la Escuela de Ingenierías Agrarias del Campus de Palencia de la Universidad de Valladolid (UVa), el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACYL) y la Universidad de Galati, en Rumanía, han realizado un estudio para analizar la presencia de Staphylococcus aureus resistente a la meticilina en la cadena alimentaria y los factores que contribuyen a su propagación en ella.

Staphylococcus aureus resistente a la meticilina )MRSA) es uno de los principales patógenos origen de infecciones nosocomiales, de difícil tratamiento, estancias hospitalarias más prolongadas y mayor mortalidad. Pero el problema de la resistencia bacteriana ha superado el entorno hospitalario para expandirse por otros entornos, entre los que destaca la producción animal para el consumo humano y sus implicaciones para la seguridad alimentaria.

Diversos estudios han documentado cepas de MRSA con nuevas resistencias a antibióticos utilizados en la producción animal, que proliferan en los animales de granja y los alimentos derivados de ellos. Por lo que este grupo de investigadores de España y Rumanía trabajan en los últimos años en caracterizar este tipo de cepas multirresistentes y el papel de los alimentos derivados de animales tratados con antibióticos como via de transmisión de MRSA.

El estudio, publicado en la revista Trends in Food Science & Technology,  señala que el uso masivo de antibióticos en piensos para promover el crecimiento de los animales y el uso inadecuado de agentes antimicrobianos en la medicina humana y veterinaria, son los factores principales que contribuyen a la aparición de MRSA. Un hecho que, según los autores, tiene implicaciones para la seguridad alimentaria y pone de manifiesto la necesidad de programas adecuados de control y prevención, para evitar la transmisión de este tipo de bacterias a través de los alimentos. 

Un problema complejo con solución multifactorial

Según los autores del estudio, paliar la transmisión de MRSA es un problem de difícil solución y que debe abordarse de forma integral.

El desarrollo de nuevos antibióticos, complejo y muy costoso, podría solucionar el problema a corto plazo pero las bacterias podrían adaptarse nuevamente y generar nuevas resistencias. Por lo que es necesario plantear una estrategia combinada en tres ámbitos: la sanidad humana, animal y ambiental.

El estudio destaca la necesidad de realizar un uso responsable de los antibióticos en todos los niveles. En el caso de la producción animal, los medicamentos deben ser prescritos por un profesional veterinario ante un problema que realmente sea de carácter bacteriano.

Por otra parte, son necesarias medidas de bioseguridad y buscar alternativas que permitan una gestión más racional de la producción animal, como el uso de compuestos antibacterianos de carácter natural, procedentes de plantas, añadidos a los piensos y reducir así el uso de antibióticos. También se plantea en el estudio la posibilidad de utilizar virus bacteriófagos, que atacan a las bacterias de forma selectiva para eliminar posibles agentes infecciosos en la producción animal.

Otro aspecto importante es mantener una gestión adecuada de los subproductos de la ganadería, como las heces, que, si se liberan de manera descontrolada en el medioambiente, pueden contaminar las aguas.

En conclusión, la amenaza de MRSA debería tener una respuesta desde diferentes enfoques, para crear barreras coordinadas que dificulten el proceso evolutivo de las resistencias.